Las instalaciones eléctricas son un elemento fundamental en las viviendas modernas por eso no podemos ignorar el mantenimiento de la instalación eléctrica.

Al realizar un mantenimiento periódico de la instalación eléctrica se obtienen numerosas ventajas. No solo mejora el rendimiento de los equipos, ahorra dinero y disminuye el consumo de energía, además de que también mejora la seguridad de la vivienda reduciendo los riesgos de incendios y electrocución.

La falta de mantenimiento periódico o intervenciones inadecuadas en la instalación eléctrica generan cientos de muertes al año, principalmente por electrocución o incendio.

La adaptación a la normativa de instalaciones eléctricas es esencial para la seguridad de edificios de todo tipo. A nivel doméstico no se efectúan inspecciones obligatorias de la instalación eléctrica, por lo tanto la responsabilidad de mantener la instalación eléctrica cae sobre cada propietario de vivienda en particular.

El mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo minimiza los riesgos de fallos, accidentes e incendios. Cuida y mantiene las instalaciones eléctricas en perfectas condiciones. Se detecta envejecimiento prematuro de las instalaciones y se ahorra en posibles averías provocadas por la instalación deteriorada.

El mantenimiento rutinario

El mantenimiento rutinario de instalaciones eléctricas consta en inspecciones visuales y pequeños arreglos, determinar y también se usa para determinar cuando es necesario actualizar la instalación eléctrica.

Lo más importante antes de empezar a inspeccionar o hacer mantenimientos eléctricos en tu vivienda es: si no conoces la instalación de baja tensión y sus componentes habituales, es mejor no tocar nada.

La instalación eléctrica es peligrosa hasta en baja tensión como en las viviendas y parte de las muertes accidentales por electrocución son causadas por accidentes de manipulación errónea de la instalación eléctrica.

Antes de hacer cualquier operación desconectar la corriente del tablero general luego hacer una inspección visual de los elementos de la instalación eléctrica para determinar si se ven elementos peligrosos, cables expuestos etc.

También si se trabaja en el alumbrado comprueben primero si la culpa es del circuito o de la bombilla o lámpara fluorescente.

Comprueba si los enchufes e interruptores están en buenas condiciones y bien empotrados en el muro. Hay que tener especial cuidado con los tomacorrientes porque suelen soportar cargas de potencias superiores (grandes consumidores eléctricos) y fuerzas mayores (tirones).

Si descubres que hay fallos, pero no encuentras su origen lo mejor es acudir a un servicio de mantenimiento eléctrico puntual para asegurar el buen funcionamiento de tu instalación eléctrica.

es_ES

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar